Skip to content

Nº 236: Lechugas y Tomates de MundoVegetariano.com

Hola amigos !!

¿Por qué, si hoy es día 20 de Junio  y no día 30,  Ana Moreno nos envía ya el Boletín Lechugas y Tomates del mes de Julio?
Porque va a ser mi cumpleaños, y he empezado a celebrarlo un mes antes… ¿y qué he hecho para celebrarlo?
Lo primero, lo que más me gusta hacer: “Escribir”. Así que aquí está mi escrito.
Y lo segundo, ofrecer un descuento del 50% en los precios de todas las habitaciones del Hotel Rural La Fuente del Gato, desde el 15 de Junio al 31 de Julio de 2011 (puedes hacer la reserva ahora aunque vengas en otros meses distintos).
La vida me ha dado mucho, quiero que puedas compartirlo conmigo. El Hotel Rural La Fuente del Gato es un verdadero paraíso, remanso de paz y sosiego para el cuerpo y el alma. A sólo 45 minutos de Madrid. Puedes venir en coche o en autobús. Como ves, ya no hay excusa para regalarte ese fin de semana de descanso y de reconexión contigo mismo que mereces desde hace tiempo.
Más cositas….

- Disponibles los videos de mi programa de cocina vegetariana de TV 100% vegetal… por fín!!! Puedes acceder a ellos y verlos on line desde aquí

- Estuvimos en TVE2 hablando sobre alimentación vegetariana y crudivegana. Ver video aquí.

 ”Esencia” Nueva Ecotienda Vegetariana en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Organizan unas jornadas los sábados al mediodía bautizadas como “Degustaciones y algo más”. En ellas comparten con los vecinos y clientes sus inquietudes por la vida saludable, enfocándose principalmente en la alimentación. Pero no se trata únicamente de probar platos y alimentos desconocidos, si no de aprender a alimentarse con la cabeza.

Esencia Ecotienda Vegetariana
C/Atenas 2 (esquina Grecia s/n), 28224 Pozuelo de Alarcón
91 715 08 57 (Bernardo)
info@tiendaesencia.com
www.tiendaesencia.com
 

ARTÍCULOS DEL LECHUGAS Y TOMATES DE ESTE MES…

 

No consigo comer bien… del todo

Hace un tiempo vino una chica a mi consulta. Se había dado cuenta de lo importante que es alimentarse bien, y estaba introduciendo muchos cambios en su dieta. Era prácticamente vegetariana, salvo por alguna ensalada de atún y alguna lata de mejillones. Sin embargo, estaba muy preocupada porque, por las noches, sentía mucha ansiedad por comer y, según el día, a veces se comía casi media barra de pan con aceite o con algún paté vegetal, o directamente se comía 3 ó 4 chocolatinas, y eso era su cena.
Así que se iba a la cama con la tripa hinchada, sintiéndose fatal por no haber conseguido comer bien, tal y como era su idea cada mañana, al levantarse. Cada día, metas incumplidas. Se sentía frustrada y se mortificaba por ello.
La vida nos presenta muchos retos, pero todo lo que nos ocurre, sucede por alguna razón.
Irene, que es el nombre ficticio que le vamos a poner a la protagonista de la historia, se encontraba inmersa en una situación de inestabilidad profesional, debido a un ERE (expediente de regulación de empleo) que estaba teniendo lugar en su empresa. No hacía ni dos meses, que había contraído una deuda financiera con su banco, al comprarse su casa.  Había sido una muy buena compra, dadas las condiciones actuales del mercado inmobiliario, pero la preocupación por saber si podía llegar a fin de mes, no le dejaba disfrutar de su recién adquirido ático. De hecho, no había salido a la terraza a tomar el sol ningún día, porque utilizaba su escaso tiempo libre para enviar todos los curriculums que podía por internet, sin que ninguna empresa se interesara por ella, dicho sea de paso. Estaba especialmente preocupada, porque no había contado con una serie de gastos extras al comprar la casa, que habían acabado con sus ahorros. Así que se veía en el desempleo y sin ahorros que la sostuvieran.
En una situación así, me parece perfectamente normal que alguien tenga desequilibrios con su dieta. Cuando fuimos pequeños, y no sabíamos hablar, a veces nuestras mamás, al oírnos llorar sin parar, identificaban nuestros llantos con hambre. Así que preocupadas, nos daban de comer, a ver si era eso lo que demandábamos. Por eso, es normal que de adultos, nuestro llanto silencioso (intranquilidades, miedos, incertidumbre) se aplaque con comida.

Pero Irene, que se había informado bien sobre lo que era una dieta sana vegetariana, se sentía muy culpable. Sabía que no era bueno cenar chocolate cada día, pero sentía como si una fuerza superior a ella la controlase. Y no lo podía evitar. Casi ni saboreaba el chocolate, porque literalmente lo engullía. Lo mismo con el pan tostado con aceite. Y después, le quedaba un gran vacío, que no hacía más que aumentar su malestar inicial, bien justificado, por la inseguridad de saber si podría o no conservar su empleo.

A menudo visitan mi consulta de naturopatía personas que se encuentran en situaciones similares. Quizá no se trata de un problema económico, pero si afectivo, o de salud… Es normal que la dieta se vea resentida en esos casos. Y, si bien es cierto que una dieta sana vegetariana, favorece el buen ánimo, sentirse mal por no conseguirla llevar al 100% aumenta el malestar psíquico de la persona.
Tengo una amiga muy querida a la que le solían sobrar algunos kilos. Ella es muy guapa con o sin esos kilos, pero para sí misma, suponían un problema. Así que se pasaba la vida cuidando lo que comía y lo que no, perdiéndose manjares sanísimos como por ejemplo el aguacate, “porque tenía muchas calorías”. Como vivimos en la otra punta de España, la última vez que la vi habían pasado un par de años desde la penúltima, y la encontré diferente, con muy buen aspecto. Pasamos tres días juntas y el último día, di con la clave: Estaba mucho más delgada. Así que se lo dije, que la había encontrado muy bien, pero que no había sabido que era porque estaba más delgada hasta pasados tres días, y que me contara qué había hecho para bajar de peso. Ella me dijo que lo que había hecho había sido “nada”. ¿Cómo que nada?, pregunté yo, ¡algo habrás hecho! Ella dijo: “Bueno, sí, dejar de obsesionarme con el peso”. A partir de aceptarse, comía lo que le apetecía y cuando le apetecía, de forma relajada, sin privarse de nada y sin atracarse por haberse privado anteriormente. De este modo su organismo, había alcanzado su peso de equilibrio.
La vida es más corta de lo que nos creemos, sobre todo, porque no sabemos de cuánto tiempo disponemos para pasarlo o bien con nosotros mismos, o bien con las personas a las que queremos. Una vez leí: “Como ignoras lo que te reserva el mañana, puedes darte permiso para ser feliz hoy”.
¿De verdad supone un problema comerse media barra de pan por las noches cuando están a punto de despedirte, no tienes ahorros y tienes que hacer frente a una hipoteca de 1500 euros al mes? A mí me parece que no.
Lo más gracioso de la historia es que Irene, hacía unos desayunos y unas comidas vegetarianas, ricos en frutas y verduras crudas, germinados, algas, cereales integrales, semillas, aceites crudos… que eran muy sanos, equilibrados y completos. Se tomaba el tiempo y la molestia de prepararse una tartera que se llevaba cada día al trabajo. Pero para ella sólo contaban las cenas, lo que según sus planes “hacía mal”.
Le sugerí que se fijara en todo lo que cumplía según su ideal, eso tan conocido de “la botella medio llena” en lugar de ponerse puntos negativos con cada ligera desviación de lo que constituía “lo perfecto”. Que se reconociera como era, con sus imperfecciones, pero manteniendo presente continuamente todo lo que había de admirable en su dieta, que objetivamente era mucho. Abrió mucho los ojos y se sorprendió al darse cuenta de la cantidad de elecciones sanas que había en sus comidas diarias. Para ella hasta entonces, sólo habían contado los resbalones, pero no los aciertos. Le apunté, sobre todo, que comprendiera que era un ser humano. Que podía permitirse comer mal cuando le viniera en gana, que se diera cuenta de la situación tan estresante por la que estaba pasando, y que se comprendiera y amara más a sí misma, evitando ser un juez tan duro. Como haría con su mejor amiga o con su hermana, si la viese en esa situación. Es verdad que comer mal no nos beneficia a ninguno, pero nos daña mucho más la frustración, el estrés y el sentimiento de culpa.
Nos volvimos a ver a los 40 días. Irene me contó que, al principio, se había abandonado completamente, llegando incluso a comerse una bolsa entera de patatas fritas además de los chocolates diarios para cenar. Pero había aprendido a no censurarse por ello. Sabía que no era lo ideal, pero al menos no se torturaba. Tres semanas después, su cuerpo le empezó a pedir otras cosas, y de forma natural, comenzó a cenar casi siempre ensaladas. Seguía muy preocupada por el tema profesional, pero por lo menos, no agravaba su situación sintiéndose mal por sus elecciones alimenticias.
Finalmente, a Irene la echaron del trabajo, y pasó unos meses muy duros arreglándoselas con su subsidio de desempleo, para hacer frente a sus deudas. Alquiló una de las habitaciones de su precioso ático, y con esa ayuda fue saliendo adelante hasta que la contrataron en otro sitio. Sin embargo, durante el proceso del desempleo, conoció a un abogado con quien ahora tiene planes de boda. Así que, gracias a que se quedó sin trabajo,  Irene, consiguió comer bien, porque admitió que podía comer mal; y de rebote, conoció al hombre de su vida. Porque todo lo que nos ocurre, como antes decía, sucede por alguna razón.
Tú eres lo único y lo mejor que tienes. Quiérete y cuídate. Especialmente cuando más te necesitas. No tiene sentido comer perfecto a costa de ti mismo. No tiene sentido mortificarte si no consigues cumplir del todo tus metas. Recuerda que eres un ser humano, que vives en el mundo y que, como tal, tu estado de ánimo oscila. No eres un monje que vive aislado en los Himalayas, recitando mantras todo el día. Estás en el mundo y el mundo te dará muchas razones para reír, a la vez que alguna que otra para llorar. Así es la vida. ¿Qué sentido tiene luchar contra ella? Y si todo esto afecta a tu estado de ánimo y, de rebote, a tus elecciones alimentarias… ¿cuál es el problema? No serás la primera persona a la que le pasa, ni la última. Así que ahora, sabiendo esto, puedes elegir liberarte de la pesada carga de ser perfecto;  puedes elegir aceptar que eres un ser humano, y que gracias a eso las personas que te rodean pueden quererte. Comer sano y vegetariano está muy bien. Pero está mejor que seas tú quien esté bien.

 

 

Precios al 50% en el Hotel Rural Vegetariano “La Fuente del Gato”

Este 19 de julio cumplo ya mis 37 años. Y como soy muy sentimental y muy ñona, otro año más me pongo a hacer balance. Este año ha sido un año de grandes aprendizajes, por otra parte nada nuevo.

El primero el del desapego
Hace justo un año, estuve a punto de casarme y el matrimonio no salió adelante.
Y más recientemente, justo el día antes de mi cumpleaños, mi querido hermano Javi, se marcha de misionero con toda su familia (su mujer y sus 9 hijos) a 16.000 kms de nuestra casa.

El segundo aprendizaje ha sido recordar que “la vida compensa”
Hace justo un año, también, conocí “de casualidad” un pueblo precioso y diminuto de Madrid, compré un solar, y hoy vivo en “La Fuente del Gato”, un alojamiento rural que comenzó queriendo ser “casa” y que desde el Ministerio de Turismo nos actualizaron a “hotel rural”.
Después de ejecutar el proyecto a toda velocidad, habiendo conseguido la financiación en esta época de crisis, con mucho esfuerzo y disfrute del proceso, hoy puedo decir orgullosa que llevamos abiertos unos dos meses. Y en ese tiempo, he conocido muchas más personas que en los dos últimos años de mi vida… se dice pronto.

Este humilde hotel rural vegetariano, de sólo 4 habitaciones, ha sido obsequiado con la visita de personas muy especiales. Como una chica encantadora, que cuidaba ella sola a sus padres, los dos mayores y enfermos, y que llevaba sin salir del centro de Madrid dos años enteros. Se premió con la mejor habitación del hotel, se apuntó a un curso, y me hizo disfrutar de su compañía durante todo un fin de semana. Como una pareja, en la que el chico venía engañado por su novia, quien le quería dar la sorpresa de pasar aquí un fin de semana. U otro matrimonio, en el que la sorpresa la amañó el marido, compinchándose conmigo para que escribiera un email a su mujer, felicitándola por su aniversario e invitándola a pasarlo en “La Fuente del Gato”. O también algo muy reciente, como una pareja que venían de Granada a un curso de cocina vegetariana, él por acompañarla a ella, pensando que tendría que pararse a comerse un bocata de jamón a medio camino entre Granada a Madrid, en Despeñaperros, para aguantar “un fin de semana de lechuguita”; y que sin embargo, acabó siendo de las personas más participativas y que más disfrutaron del curso y de la comida del menú degustación vegetariano del hotel… O un señor que conocí en un viaje en tren a Asturias, que se trajo a su mujer, mexicana, que quedó impresionada al comprobar por sí misma lo sencillo y rico que es comer vegetariano y que no se pasa hambre… Y muchas otras historias que no cuento pero que las guardo en el corazón…
La vida te quita…y la vida te da… porque nada nos pertenece. Estamos aquí de paso, y sin equipaje, y lo único que podemos hacer es crear momentos de felicidad, de ternura y de amor.

Y como yo sé que aquí en La Fuente del Gato los hay, desde el 15 de Junio al 31 de Julio de 2011, con motivo de mi 37º cumpleaños, he querido bajar todos los precios al 50%, para que todo aquel que sepa que necesita un homenaje, venga, aunque su poder adquisitivo sea menor.
Ahora, puedes disfrutar de una noche con desayuno vegetariano brunch en el Hotel Rural La Fuente del Gato, desde solo 35 euros, iva incluido. ¿Que qué es el desayuno brunch?
El término Brunch es la contracción inglesa de “Breakfast” + “Lunch”, lo que significa que es un desayuno muy abundante con el que uno directamente también almuerza.

Este es un ejemplo de los desayunos vegetariano tipo Brunch que incluimos en el precio del alojamiento de La Fuente del Gato  (y que sin coste también te podemos subir a la habitación):

- Chupito de agua de coco sin pasteurizar, un deourativo para tomar en ayunas
- Carta de cafés Nespresso con leche vegetal de arroz, de almendras o de sésamo
- Carta de infusiones y tés ecológicos y de comercio justo
- Papaya o kiwi ecológico en ensalada
- Batido de verduras y frutas ecológicas o zumo depurativo de verduras ecológicas
- Bizcocho vegetariano (vegano) de zanahoria o calabaza (integral, sin huevos, lácteos, azúcar blanca, levadura ni trigo), o madalenas vegetarianas (veganas) de chocolate (integral, sin huevos, lácteos, azúcar blanca, levadura ni trigo).
- Pan germinado ecológico.
- Mermelada de frutos rojos, ecológica y crudivegana
- Salmorejo crudivegano o tomate natural triturado con aceite de oliva virgen, orégano seco y sal marina atlántica
No utilizamos lácteos o derivados, huevos, miel, azúcar blanco, levadura, trigo ni soja.  No utilizamos ningún ingrediente de origen animal.Además, empleamos ingredientes de origen ecológico y de comercio justo. La mayoría de nuestros platos no contienen gluten. Estamos afiliados a la Asociación de Celiacos de Madrid, por favor avísanos con tu reserva si quieres que lo eliminemos completamente.
::    ::    ::  

Además en el Hotel Rural, cada habitación cuenta con:

- Desayuno vegetariano tipo brunch incluido. Si quieres te lo subimos a la habitación.
- Posibilidad de plan depurativo vegetariano (sin productos animales), crudivegano, o ayuno con zumos/batidos de verduras y frutas (previa consulta de naturopatía con Ana Moreno). Ingredientes de origen vegetal y ecológicos. Sin gluten ni levadura.
- Baño privado completo con bañera, con secador de pelo; espejo de aumento; jabón/champú/gel de ducha y crema hidratante ecológicos, sin parabenos y no testados en animales.
- Juego de 3 toallas mulliditas por persona, de diferentes tamaños.
- Juego de 2 almohadas diferentes por cama, para que encuentres la que mejor te va.
- Bolsa de agua caliente para la cama.
- Agua mineral, infusiones y tés ecológicos por gentileza de la casa.
- Mini bar que contiene zumos, galletas, frutos secos…, seleccionados cuidadosamente. Todo ecológico, de comercio justo, y vegetariano.
- ADSL vía WIFI en todo el Hotel Rural Vegetariano.
- Posibilidad de cuna o cama supletoria.
- 8% de IVA incluido en todos nuestros precios.
 
 
Estamos en un momento de crisis financiera y de tirada de precios de los hoteles.  Si te fijas en el precio nada más, encontrarás lugares más baratos, seguro que encuentras algo por menos de 35 euros, aunque o no será vegetariano o no incluirá todos los extras que incluimos en el Hotel Rural La Fuente del Gato. Mi intención es ofrecer un servicio de calidad y poder pagar con comodidad la hipoteca, la electricidad, el agua, la limpieza,  los impuestos, y conseguir una provisión de fondos para el mantenimiento óptimo del hotel: Pintura, muebles, plantas, etc.

 

Mi tercer aprendizaje de este año: Que me den igual los comentarios mordaces de los vegetarianos… Sí, has leido bien ¡de los vegetarianos! :)

Hace 1 año, la vida me dio la oportunidad de grabar un programa de 22 capítulos para Canal Cocina, llamado “100% vegetal”, cuyos videos están disponibles on line desde este enlace. Y como ya os conté en otro boletín, fui ásperamente criticada en cierto foro vegetariano de internet por usar miel en algunas recetas. Ahora, de nuevo soy amonestada, porque se dice que mi hotel es caro…  :)
Es curiosa cuánta agresividad tienen los vegetarianos ¡qué cosas!  Es divertido, ¿yo que pensaba que a los vegetarianos les gustaría que hubiera un programa de cocina vegetariana y un hotel vegetariano???

Este año he aprendido que cuando criticamos, lo hacemos con cosas que secretamente censuramos de nosotros mismos.
Haz la prueba, apunta a alguien con el dedo índice, ¿Qué ocurre con los dedos corazón, anular y meñique? ¡Bingo! ¿Te están apuntando a ti mismo!
También aprendí que cuando las críticas nos afectan es por algo. Son aspectos en los que no hemos desarrollado una completa seguridad…  ya que la vida es un continuo aprendizaje. Lo que nos duele de una crítica es aquello que debemos mejorar.
Por otro lado, normalmente somos más críticos con quienes más amamos, porque queremos que sean como nosotros deseamos.
Siempre con las críticas me acuerdo de lo que decía Madonna, que por cierto es vegetariana estricta: “Que hablen de mí, aunque sea mal”. Y también, ahora que vivo en un pueblo, del refranero popular español: “Ande yo caliente, ríase la gente”.

::   ::   ::

Soy muy afortunada de teneros en este boletín. Gracias por leerme, ojalá las historias que os cuento puedan ser de utilidad para vosotros.
Y desde el patio de mi casa, es decir, desde el patio del Hotel Rural La Fuente del Gato, una noche de luna llena, me despido de vosotros, hasta el próximo boletín, el próximo 1 de Agosto, en el que seré 1 año más vieja (gracias a Dios).
 
Con amor, Ariel Kitty y Ana Moreno.
¡Hasta el próximo boletin !!!
Fotos del Hotel Rural La Fuente del Gato

14 Comments

  1. Rosa Ana wrote:

    ¡ Feliz cumpleaños Ana !
    Espero que sigas compartiendo tus vivencias con nosotros, ya que inspiran a seguir luchando por nuestros sueños y a seguir humildemente creciendo como seres humanos, rectificando cuando lo hacemos mal y premiándonos cuando nos atrevemos.
    Tu hotel-casa rural es un buen premio, espero algún día poder disfrutar de él.

    Un fuerte abrazo.
    Rosa Ana

    Domingo, Junio 19, 2011 at 22:32 | Permalink
  2. Ana Moreno wrote:

    Muchas gracias Rosa Ana, serás muy bienvenida cuando quieras en esta tu casa !! Un abrazo, Ana

    Lunes, Junio 20, 2011 at 15:50 | Permalink
  3. Nuria wrote:

    Feliz cumpleaños Ana! y gracias por seguir haciendo el boletín y por inspirarnos con tu sonrisa y tu alegría. ¡Qué tengas mucha suerte en tu hotel vegetariano! ya me gustaría ir, pero me pilla muy lejos! Un abrazo! ^^

    Martes, Junio 21, 2011 at 12:11 | Permalink
  4. Silvia wrote:

    Ana,

    Muchas gracias por compartir con nosotros tus anécdotas de vida. Te vengo siguiendo casi un par de años a través del boletín. En esta oportunidad me he sentido identificada con la historia de Irene ya que realmente he experimentado esas sensaciones muchas veces. Creo que el afán de querer ser perfectas nos conduce a restricciones extremas con consecuentes atracones de comida posteriores. He aprendido a que ello no puede derrumbarme, es más importante que empiece a escuchar mi cuerpo, qué me dice, qué me pide, qué no me pide. Esto me ayudado muchísimo a ordenar mis alimentos y descubrir que cada uno encierra un potencial nutricional particular, que me siento dichosa de aprovechar. Estoy aprendiendo a disfrutar la comida, los sabores, las texturas, los aromas. Eso me hace sentir muy feliz querida Ana. Y creo que me sentiré más dichosa si sé que tú compartirás con nosotras tus experiencias de vida. Por personas como tú he salido adelante y hoy puedo sonreír con mayor plenitud.

    Felicidades por el hotel rural y cuando vaya a España me encantaría disfrutar de el!

    Saludos inmensos desde Lima, Perú

    Silvia

    Martes, Junio 21, 2011 at 15:08 | Permalink
  5. beatriz wrote:

    Muchas felicidades Ana !!!!!!!!!!!! te mereces todo lo bueno que te está pasando.
    Gracias por todo.

    Miércoles, Junio 22, 2011 at 8:09 | Permalink
  6. ENCARNA wrote:

    Muchas felicidades Ana, y gracias por esta última entrega del Boletín que ha sido muy emotiva para mí.

    Besos,

    Encarna

    Lunes, Julio 4, 2011 at 15:24 | Permalink
  7. Sílvia wrote:

    Felicidades! Te sigo desde hace años y siempre me sorprendes. Con lo del Hotel rural también me sorprendiste. Me alegro mucho por tí.Por lo que puedo leer, veo que eres muy feliz! y eso es lo que andamos buscando todos, ser felices. Cada uno lo busca y lo encuentra de maneras muy diversas.
    Un beso muy fuerte.

    Jueves, Julio 14, 2011 at 10:29 | Permalink
  8. Javier wrote:

    Muchísimas felicidades, Ana!! Te conocí a través de tus libros y he seguido tu trabajo en distintos medios. Qué alegría que haya gente como tú en el mundo! Ánimo y gracias por todo lo que nos aportas.
    Un abrazo.

    Sábado, Julio 30, 2011 at 5:46 | Permalink
  9. ALICIA wrote:

    Querida Ana, hace muchos años comencé a leerte; eran tus primeros pasos en este fascinante mundo de internet. Por las vueltas que da la vida te “perdí”. Hoy buscaba una receta para llevar a una cena con amigos donde cada uno lleva algo para compartir con los demás y me acordé de ti. Aunque sea con retraso te felicito por tu cumpleaños, por tu crecimiento, porque veo que sigues siendo una persona generosa y que sabe dar lo mejor que este mundo puede aportar: positivismo y amor.
    Un abrazo y gracias.

    Jueves, Agosto 25, 2011 at 9:04 | Permalink
  10. Ana Moreno wrote:

    Gracias Alicia. La vida cuida a las personas agradecidas como tu. Un millón de gracias por tus palabras tan lindas y tan cariñosas. Un abrazo muy fuerte, Ana

    Jueves, Agosto 25, 2011 at 9:21 | Permalink
  11. PepitaGrilla wrote:

    ¡Hola Ana! Hace pocas semanas di con tu página en internet con cara de sorpresa al ver que los interesantes artículos eran ¡de la chica tan maja de 100% vegetal! Y hoy por fin me registro y “Lechugas y Tomates”. Te escribo en este boletín porque la historia de Irene me ha llegado al alma porque, me he sentido tan identificada… No tengo que pagar una hipoteca bancaria, pero mi hipoteca personal ha sido una licenciatura que parece que nunca acaba. En fin, lo que quería decirte con mi comentario es que me encanta leerte, se nota lo que te apasiona. Ah! y espero algún día pasar por la Fuente del gato, ¡fue amor a primera vista lo que sentí con el hotel!

    :)

    Miércoles, Agosto 31, 2011 at 14:27 | Permalink
  12. isabel wrote:

    estimada Ana,

    muchas feliciades de esta no-aun-vegetariana-del-todo o vegetariana-en-camino. Las críticas negativas, al envidia, es porque lo estás haciendo bien y no cabe la indiferencia.
    A míe me encantaría acudir a tui hotel… La verdad es que algo caro sí me parece. Pero supongo que estarán estudiados los costes…también ofreces buffet y creo que el trato que das es excepcional. Yo te vi ayer por la tele y no me puedo esperar otra cosa, pues derrochas buena energía, respeto, amabilidad, consideración… Algún día seré tu huésped. ALECRIN

    Sábado, Septiembre 3, 2011 at 10:46 | Permalink
  13. Ana, muchas felicidades por tu cumpleaños. Muy emocionante la historia de Irene, me llego al alma, en parte porque me identifique un poco. Encontré tu pagina por accidente el otro día y la he leído a fondo, te felicito por todo lo que haces, y porque pareces ser una persona excepcional.

    Domingo, Junio 3, 2012 at 18:37 | Permalink
  14. Adrien G wrote:

    Gracias por compartir tus vegetales enlaces programa de cocina. No estoy muy vegetariano, pero me encanta preparar comidas saludables para mi familia.

    Lunes, Enero 14, 2013 at 20:45 | Permalink

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*