Skip to content

Nº 220

Crudo en la Nevera, por Ana

Moreno, ya a la venta.

Edición nº
220 – Marzo de 2010

Más de 12.300 personas suscritas de todo el mundo

También puedes acceder al boletín desde
http://lechugasytomates.mundovegetariano.com

Para suscribirte envía email a amore@naturopata.es

.

MANUAL DEL CRUDIVEGANO

Ana Moreno

 

Hola

amigos,

Bienvenidos al boletín de Marzo de 2010.

Después de un invierno tan frío para los habitantes del hemisferio norte, nos anima especialmente la llegada próxima de la primavera.

Los cambios de estación son fechas propicias para hacer ayunos que, como titula May Igual en su artículo de este mes, son otra forma de entender la nutrición. Las personas que nos leen desde el hemisferio sur, también pueden sumarse a la convocatoria para ayunar que proponemos en el boletín de este mes.

Quedando, como siempre, a vuestro servicio, me despido hasta el próximo boletín.

Amor, Paz y Luz.
Ana Moreno

1.- Mundo Verde:

Sobre la enfermedad, artículo del Doctor Carvajal.

Esta semana estoy enferma con anginas. Me resulta muy difícil tener que anular las citas en la consulta y "confesar" que estoy enferma. Sé que la enfermedad sirve para sanar, pero siento miedo de que otros no tengan esta visión y achaquen mi enfermedad al mal estado de un organismo por ser vegetariano. Es el precio que los vegetarianos tenemos que pagar, no se nos permite enfermar.

Pero mi enfermedad, es la consecuencia de un agotamiento físico y psíquico resultado de una sobrecarga de trabajo y de emociones en los últimos días. Es la única de las enfermedades comunes que me hacen quedarme en la cama y dormir durante horas, el único modo que tiene mi cuerpo de obligarme a parar y a que le haga caso aquí y ahora para descansar. La enfermedad sirve para sanar, y no hay más ciego que el que no quiere ver.

Tampoco es fácil que se entienda "en el mundo real" que no tome antibióticos y que, en cambio, recurra a las friegas con ajo, al propóleo, al aceite de sésamo, a la equinacea, al zumo de limón, al descanso y al semi ayuno. Que no intente bajar la fiebre hasta que es muy elevada y en todo caso con infusiones de corteza de sauce… Pero pienso que hemos de ser fieles a nuestras convicciones y tomar parte activa en nuestra recuperación. No se trata de paliar síntomas, por más molestos que sean; se trata de activar la propia fuerza curativa de nuestro organismo, entender qué nos está pidiendo nuestro propio cuerpo y nuestra alma, y hacerle caso, aprender la lección.

A continuación copio un texto del Dr. Carvajal que ha llegado a mis manos estos días. Este doctor es el creador de la medicina sintergética y actualmente está especializado en la cura de cáncer y alergias fuertes. Es un maestro que está haciendo una labor increíble en nuestra sociedad.

DR. CARVAJAL

El hombre es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado. Algunos dicen “no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe”, pero el pasado está vivo, presente, doloroso, en cada una de nuestras células, frecuentemente, produciendo enfermedades. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada. Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen. La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tú respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir se pregunta ¿que pasa aquí que no están respirando? En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Cuando hacemos eso podemos ir más lejos, así es como actuamos para la autosanación. Yo puedo decirme, por ejemplo, ¿de dónde viene esta alergia?, si tengo una alergia y quiero librarme de ella. La alergia es algo que rechazo, un virus, una bacteria, un hongo, el frío, el calor, pero eso no es del todo cierto, eso es quedarnos muy cortos. No hay personas que sean alérgicas sólo al frío, las personas alérgicas al frío también tienen miedo a la soledad, tienen miedo al frío del alma, al frío en los sentimientos, a la frialdad del papá o de la mamá, al desafecto, es decir, el frío es simplemente un símbolo. Cuando yo soy alérgico a algo, hay algo que rechazo o que temo. Entonces si quiero cambiar mi alergia, reconozco mi alergia. Si sé que no reconozco mi alergia porque me hace sentir vergüenza, entonces trabajo con la vergüenza: ¿que cosas en la vida me evocan vergüenza? Luego experimento el sentimiento de la vergüenza y veo como experimento la vergüenza, a veces me pongo pálido y frío, otras veces me pongo rojo como un tomate, otra lo experimento como un vacío o como un hueco a nivel del plexo solar, la puedo experimentar de muchas maneras. Dónde y cómo experimento la alergia, me da una idea de la parte de mi energía que está comprometida.

Vamos a ver otro sentimiento, el miedo, yo diría que la mitad de nuestros lumbagos son por miedo. El miedo provoca más lumbago que todas las hernias discales, todos los problemas articulares, todos los problemas de columna, porque el temor hace que metamos, literalmente, el rabo entre las patas, cerramos el esfínter anal interno, a ese nivel, hay un centro de energía muy importante y, nos cerramos a la vida, contraemos toda la musculatura lumbosacra, esa parte queda mal irrigada y nos dan unos lumbagos terribles, y ese lumbago es el nombre clínico del miedo.

Si logro reconocer el núcleo del miedo, si logro observar mi cuerpo y veo que tengo los glúteos y toda esta parte contraída, si logro respirar hacia esa zona y liberar el sentimiento del miedo, y llamar al miedo y decirle “tú eres la mejor parte de mi mismo, cuando asciendes y te revelas, eres mi prudencia, ya no eres miedo, sino que eres prudencia, eres parte de mi amor también”. Cuando yo, a través de la respiración, logro ascender esa energía del miedo, y logro trasmutarla al altar del corazón, que es donde realmente nace el hombre que puede sanarse y puede sanar la vida, entonces desaparece el lumbago.

Mi resentimiento, mi odio, frecuentemente, está anclado en mis articulaciones. Yo estoy así totalmente rígido. A veces, con el puño apretado en la noche, inconscientemente, dispuesto a pegar y a agredir. Pues bien, ese dolor articular, es resentimiento congelado en esa parte del cuerpo. Si logro experimentar ese dolor y asociarlo a mi sentimiento de ira y a mi resentimiento, y logro comprender que mi resentimiento es algo que se construye en el plexo solar, que bloquea la energía aquí y no permite a la energía acceder a mi corazón, ni a mi sistema inmune, puedo hacer mucho más que el reumatólogo, o puedo ayudarle mucho, para curar y sanar mi artritis, y yo soy responsable, no tengo que esperar que el reumatólogo me resuelva el problema.
La enfermedad es mi problema, no es el problema del médico, es mi responsabilidad, yo también tengo que ver con eso. La medicina no puede ser el arte de pasarle la pelota al médico, porque le pagamos.

La nueva medicina de la consciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por nuestra vida.
Frecuentemente, vemos que una persona con un cáncer ha tenido un shock, o una pérdida afectiva muy grande. Si una pérdida afectiva le produce un vacío existencial de tal dimensión que se vuelve un vacío de energía, y permite que las células degeneradas puedan invadirle, es porque estaba apegado, ese es el problema del apego que yo debo reconocer. Si alguien se va y yo lo vivo desde el amor, desde el desapego, sé que su consciencia está conmigo, lo dejo partir no lo amarro.

Muchas veces, vemos a alguien al que se le muere el papá o la mamá pero no lo deja partir, eso es literalmente cierto, se queda con parte de su energía anclada al plexo solar. Esa anclada energética puede crear crisis de pánico, de hipertensión, cosas violentas en la clínica. Si nosotros logramos que la persona se sane, es su alma la que lo sana. El sanador no lo hace por el paciente, yo como sanador soy un imán que le doy la carga que su alma necesita, realmente, la sanación es rescatar la autonomía, la autogestión, y la libertad del otro, para sanarse. La verdadera sanación es darte las herramientas para que tú, desde tu consciencia, te sanes, no desde tu consciencia racional, sino desde tu sentimiento, desde tu amor, desde tu afecto.

Frecuentemente cuando uno está haciendo una sanación, ve que la persona, aunque no le haya dicho ni una palabra, empieza a llorar y a sacar su resentimiento, y luego siente una sensación de paz, que no es mi paz, es su paz, es la paz de Cristo que también habita en la persona que está siendo sanada. La paz está ahí, ha estado siempre ahí, es parte de nuestra esencia, se trata simplemente de quitar todos aquellos apegos, aversiones, sentimientos, separatismos, toda aquella capa de ignorancia, para que la paz se revele tal cual es, y cuando la paz se revela, germina el amor, y cuando germina el amor la sanación es posible, aunque lo que tenga sea un cáncer, o un lupus.

Pero no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo. Esto no es para creerse superman, uno puede ser muy orgulloso y decirse “estoy triste porque no me curé el cáncer”, eso no es un fracaso, el cáncer es un maestro, a veces aprendemos la lección en una ocasión, otras veces necesitamos diez oportunidades, y otras necesitamos cien vidas tal vez, pero lo importante es aprender la lección. Uno no aprende medicina de un día para otro, hay lecciones supremamente complicadas y difíciles. También nos diplomamos o nos especializamos en el alma, cuanto más grande sea el desafío, más grande es la oportunidad de crecimiento.

Yo solo les he puesto un ejemplo de cómo podemos retomar nuestras emociones, identificar nuestras emociones, aceptarlas, no seguir huyendo de ellas, y así poder transmutarlas. Pero una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad?
Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO. La ira es la mejor estrategia de autoafirmació n. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana. Yo sabia cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.

Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación. La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

Dr. Jorge Carvajal Posada

2.- La Alacena:


Este mes

en la despensa…

El ayuno: Otra forma de entender la nutrición, por May Igual.

Se podría definir el ayuno como la abstinencia de todo tipo de alimento sólido o líquido durante un cierto periodo de tiempo. Es una práctica que el ser humano ha venido realizando desde tiempos remotos, ya sea por motivos religiosos, por motivos políticos o de necesidad.

En nuestros días es habitual escuchar en los medios de comunicación la palabra “huelga de hambre” asimilándola a ayuno y malinterpretando su significado más profundo desde el punto de vista higiénico. En el mundo actual en el vivimos rodeados de toxinas extrínsecas e intrínsecas (estas últimas generadas por nuestro continuo modo de vida estresado) deberíamos otorgar a nuestro organismo la oportunidad de liberarse de este cúmulo diario de desechos mediante un ayuno.  

La nutrición humana se divide en dos fases definidas, correspondientes a periodos de alimentación y periodos de abstinencia de alimento. Esta última forma de nutrición en sentido negativo es la que tiene lugar durante el proceso del ayuno. El ayuno puede ser concebido como un reposo fisiológico otorgado al organismo para efectuar una limpieza interna. No se trata de un calvario o una penitencia, sino de una medida que merecería la pena de ser aplicada con mayor asiduidad.

A lo largo del tiempo hay quienes han confundido ayuno con  inanición. En el primer caso nos encontramos ante una privación voluntaria de alimento en la que el cuerpo acude a sus reservas internas para nutrirse. Sólo cuando las reservas se han agotado y el cuerpo demanda una ingesta de nutrientes que no es atendida, nos encontraríamos ante un caso de inanición. Pero hay que señalar que la inanición puede aparecer también por una malnutrición durante un prolongado lapso de tiempo. El ayuno es un método que otorga al organismo la posibilidad de  desembarazarse de tejido enfermo, de materia mórbida, el cual reporta importantes resultados benéficos. La inanición es la privación a los tejidos de nutrientes que son requeridos por el sistema, y normalmente se encuentra acompañada de consecuencias desastrosas. La clave es la siguiente: El ayuno comienza con la privación de la primera comida y acaba con el retorno del hambre natural. La inanición, por el contrario, comienza con el retorno del hambre natural y termina con la muerte. Donde uno termina comienza el otro.

El ayuno pertenece a ese periodo en el que el organismo cuenta con sobradas reservas de alimento para mantener su integridad vital. De ahí que el periodo máximo durante el cual puede ayunar una persona dependa de la cantidad de reservas de su cuerpo. Muchos hombres, jóvenes y no tan jóvenes de ambos sexos, han realizado ayunos desde unos días hasta tres meses de duración, demostrando que el hombre puede subsistir durante largos periodos de tiempo sin alimento y no dañar su organismo a través de un ayuno racionalmente supervisado (en todo caso habría que analizar caso por caso los límites individuales de duración).

Durante el ayuno los órganos y los tejidos se reparan más rápidamente que cuando nos alimentamos. El ayuno mejora la calidad de la sangre y de los tejidos, incluso los huesos y el cerebro experimentan crecimiento. La construcción de nuevas estructuras y la redistribución de las reservas del cuerpo son algo común en mayor o menor medida en todas las formas de vida animal durante un ayuno. También con la práctica del mismo se incrementan nuestros poderes mentales, nuestra capacidad para razonar, nuestra memoria y nuestras energías espirituales. Todo ello debido a una limpieza de toxinas del cerebro que tiene lugar durante este proceso. Quizás es momento, en un mundo tan cargado de toxinas, de permitir a nuestro organismo liberarse periódicamente de ellas mediante el empleo de este método ancestral.

May Igual 
mayrawfood@yahoo.com

 

Convocatoria para hacer un ayuno, por Ana Moreno.

Como ya sabéis soy muy amiga de los ayunos. Resulta especialmente beneficioso para la salud, realizar un ayuno con la llegada de la primavera y el cambio de estación. Ayunar no significa sólo dejar de comer, un aspecto físico, sino que la dimensión espiritual del ayuno es muy profunda.

Desde mediados de marzo y hasta después de Semana Santa, estaré realizando un ayuno que me servirá de experiencia para terminar un nuevo libro, “Ayunar para Sanar”, basado en las terapias de ayuno que he ido realizando para depurar cuerpo y alma.

Animo a todo aquél que desee unirse al ayuno conmigo desde su casa, a compartir su vivencia y su energía conmigo, dado que cuando se ayuna en compañía, aunque la conexión sea virtual en la era de la tecnología, las personas se hermanan; por lo que resulta mucho más sencillo llevarlo a buen término y además mejora el aprovechamiento de la experiencia.

Para ayunar, sólo hace falta disciplina, compromiso y fortaleza. La duración del ayuno dependerá del entrenamiento y del estado de salud del ayunante. Hay muchos tipos de ayuno. Por ejemplo un ayuno sencillo puede hacerse con agua filtrada y una pizca de sal marina, no hace falta nada más, y durar desde 24 horas a un máximo de 40 días (sólo recomendado para personas experimentadas o bajo supervisión).

Esta invitación está destinada a personas sanas que sepan que es importante entrar y salir del ayuno alimentándose de forma ligera. Si quieres unirte y tienes dudas, pregúntame; la experiencia y las dudas de cada uno se reflejarán en mi próximo libro “Ayunar para Sanar”, y servirán de guía para otras personas que quieran mejorar su salud a través de la terapia del ayuno.

Si partes de una situación particular, lo mejor es que acudas a la consulta de una persona experimentada en ayunos (o a una casa de reposo especializada en ayunos como Zuhaizpe en el norte de España o Buchinger en el sur) y se estudie tu caso concreto.

Ayunar para Sanar

En este libro, te hablaré con detalle del ayuno y te contaré mi experiencia con los diferentes ayunos que he ido realizando, incluyendo la vivencia
de ayuno con la llegada de esta primavera.

Qué es un ayuno, para qué ayunar, cómo hacerlo, qué esperar durante el ayuno, los complementos al ayuno como las flores de Bach, la hidroterapia del colon, la meditación, los paseos, los masajes, las hierbas depurativas, el cepillado de la piel, el agua, las vitaminas y minerales, la actitud mental…

Todo ello en un tono cercano y confidente, movida por el deseo de motivarte a realizar esta terapia de sanación profunda para tu cuerpo y tu alma.

Ana Moreno
"Ayunar para Sanar"
Disponible desde Mayo de 2010.

 

3.- Manos al Fogón

Crema de Pimientos Rojos

Ingredientes

- 2 tazas de pimientos rojos crudos, con piel.
- 1 taza de anacardos remojados y escurridos.
- 1 cucharada de tahini (puré de sésamo o ajonjolí)
- 2 cucharadas de levadura de cerveza desamarrada.
- ½ taza de cebolleta picada.
- 1 diente de ajo.
- 2 cucharadas de zumo de limón.
- 1 dátil deshuesado.
- Sa marina.
- Agua filtrada al gusto, hasta ajustar consistencia.

 

Preparación

Esta crema está deliciosa. Yo la tomo con cuchara pero se podria tomar como paté, en rollitos de verduras, en hojas de alga nori, crudités, etc…

Se prepara batiendo todos los ingredientes con ayuda de la batidora.

Maria Jose Tercero Toribio.




4.- Ensalada de Preguntas y Respuestas:

Cómo me hice vegetariano.
Este mes el testimonio de Eva desde Madrid, España.

Hola Ana,

Soy vegetariana desde hace 15 años. Conocí a alguien muy importante que era vegetariana y yo para entonces ya tenía cierto apego a los animales. A partir de ahí, fui afianzándome y aprendiendo mucho de esta persona. Me hice vegana hace 12 años y ahora estoy explorando un poco en la dieta crudivegana, pero en invierno me cuesta un poco.

Recientemente he iniciado un grupo de consumo entre unos 12 vecinos en mi barrio (Villaverde, Madrid). El agricultor ecológico que nos provee, es Gumendi (www.gumendi.es), aunque el trata con otros agricultores para tener una mayor oferta de productos.

La idea de gestionar y crear un grupo de consumo nace, de un curso de agricultura ecológica que realicé el pasado mes de Noviembre, a través de la Fundacion Biodiversidad, en el Vivero Rio Guadarrama en Navalcarnero (Madrid): http://www.mma.es/secciones/el_ministerio/organismos/oapn/rguad_index.htm

Allí me enteré de que ya hay algunos grupos funcionando en la Comunidad de Madrid, aunque operan sobre todo en la sierra madrileña.

Contacté con el periódico de mi barrio el pasado Diciembre, y tuve la suerte de que me publicaran un anuncio, que era más una convocatoria vecinal, para aquellos que les interesase consumir de este "otro modo".

Tuvimos la primera reunión para conocernos a mediados de Diciembre, en el local de masajes que tiene Orlando, uno de los miembros del grupo. Ya principios del mes de Febrero realizamos el primer pedido, te cuento un poco el funcionamiento:

El agricultor nos envía una oferta que tiene una semana de validez, con todo tipo de productos, desde fruta y verdura ecológica, hasta conservas, frutos secos, mermeladas, leche, huevos, pan, galletas, cerveza, vino…, de casi todo.

Yo distribuyo la oferta entre todos los miembros del grupo vía email, y cada uno me responde con lo que quiere consumir. El grupo es necesario, ya que el agricultor nos exige un pedido mínimo, por ejemplo 4 Kg de aguacates,  6 kg de manzanas, etc,  para que los precios sean competitivos.

Una vez realizado este primer recuento, tomo nota de las unidades que nos faltan para llegar al pedido mínimo exigido y vuelvo a enviar otro correo al grupo con esta información. En algunos productos alcanzamos el pedido mínimo, y en otros no, de estos últimos tenemos que prescindir.

Enviamos el pedido a Gumendi y quedamos con su repartidor un día de la semana, para que nos lo reparta en el local de Orlando.

Supone un esfuerzo extra por mi parte, pero lo hago encantada, porque no hay color ni sabor, y además en cierto modo, salirme un poco del sistema impuesto, me hace sentir bien.

También estoy poniendo en marcha otro proyecto en mi oficina. Se llama CEMENTO VERDE, y básicamente es acondicionar la terraza enorme que tenemos, y crear un huerto ofi-urbano.

Estamos empezando a separar la basura orgánica, para el compost y en breve empezaré a buscar semillas para plantar. Ecológicas por su puesto. Parte de la recolección, que espero sea abundante, la donaremos a un comedor, pero algún tomate probaremos, ¡eso seguro!

Ahora que te lo cuento, veo que estoy haciendo un montón de cosas, la implicación en las cosas que realmente crees es algo, casi instintivo. Nada más Ana, gracias por brindarme esta oportunidad, siempre leo con detenimiento tu boletín y participar en el es todo un honor para mí, te lo digo de corazón.

Un abrazo. Que vaya todo muy bien.

Eva, que según me reveló un abuelito en una cafetería significa Vida. (Madrid, España).

 
Gracias

por acompañarnos

Editor    amore@naturopata.es

© Mundo Vegetariano 1999-2010. Ya llevamos 11 años contigo, pasito a pasito!!!

Mundo Vegetariano no se responsabiliza de las opiniones vertidas en el boletín

por sus colaboradores.

 

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*